arromanticismo

Sin mariposas en el estómago

  Cuando yo era niñe, la idea de tener pareja me resultaba, como poco, absolutamente incomprensible. Las chicas me llamaban especialmente la atención, pues parecían estar obsesionadas con el día de su boda y fantaseaban…