Sin mariposas en el estómago

Como "no homo", pero con el arromanticismo y quitando la homofobia.

 

No hay nada romántico en esta imagen.

Cuando yo era niñe, la idea de tener pareja me resultaba, como poco, absolutamente incomprensible.

Las chicas me llamaban especialmente la atención, pues parecían estar obsesionadas con el día de su boda y fantaseaban con su novio perfecto. Pero no eran sólo ellas; todo a mi alrededor decía que algún día encontraría una persona (preferiblemente hombre cis) de la que me enamoraría locamente, que nunca tendría necesidad ni ojos para ningune otre, con la cual aceptaría gustosamente encadenarme a su cintura y tirar la llave porque la sensación de estar a su lado sería tan verdadera, tan magnífica, que nunca querría estar en otro sitio.

Hoy sé que muchas de estas ideas de una pareja única, ideal, “auténtica”, que encaja contigo como piezas de un puzzle no son más que ilusiones que la sociedad en la que vivimos necesita para justificar la monogamia como única forma válida de relación romántica. Pero hoy no voy a hablar realmente de monogamia, sino del propio sentimiento de amor romántico.

Antes que nada, para aclarar términos, usaré “amor romántico” para referirme al amor que se siente exclusivamente por tu pareja (o parejas) sentimental, y “amor platónico” para referirme al amor sincero que se siente por les mejores amigues y, en general, por la gente cercana con la que no tienes relación de sangre pero que no son tu pareja.

Es importante tener claros estos términos porque, una vez separados y analizados, es fácil ver que en nuestra sociedad no es sólo obligatorio ser monógame, sino que también es obligatorio el amor romántico. ¿Cuántas veces has oído la frase “cuando seas mayor y te cases”? ¿Cuántas veces un final feliz consiste en le protagonista encontrando el amor verdadero?

Corazones platónicos

Amo tu compañía | Cásate conmigo… por las ventajas fiscales | Sé mi zucchini |Te amo como a mi mejor amigo | Me gustas mucho como amigo | #NoRomo

En nuestra cultura hay muy poco espacio para la soltería. Es considerada un estado transicional mientras buscas tu pez en el mar, no una forma de vivir toda tu vida ¿O acaso quieres quedarte para vestir santos?

No es que vivir en permanente soltería sea ilegal, pero tampoco se puede negar que la vida de las personas que no “consiguen” encontrar pareja es considerada fría, triste y gris, y es muy raro encontrar ejemplos de historias en las que le protagonista simplemente no necesita relaciones románticas. Y en las que encuentres, te apuesto el bazo a que son todos hombres, o directamente en vez de ser el protagonista, es el villano. En resumen, damos por sentado que enamorarse y querer tener une compañere romántique son cosas naturalmente inherentes al ser humano.

Todas estas creencias ignoran sistemáticamente las experiencias y la propia existencia de las personas arrománticas. Les arromántiques no sentimos atracción romántica, que es la sensación que tienes cuando quieres tener una relación romántica con alguien (en inglés se conoce como tener un “crush”, pero el único término en español que se me ocurre es “estar encoñade”), y muches tampoco sentimos amor romántico.

Una explicación rápida sería decir que las personas arrománticas no nos enamoramos. No al menos del modo en el que la sociedad dicta.

No sé cómo empezar a explicar lo confuso y mareante que es vivir en una sociedad que pone tanto énfasis en un sentimiento que tú ni siquiera sientes. Recuerdo que cuando era adolescente me dije “Vamos a ver, K, tienes catorce años, ya debería gustarte al menos un chico” (Ah, la época en la que creía que era heterosexual y cisgénero…)

A lo largo de mi adolescencia creí sentir atracción romántica en un par de ocasiones, pero ahora sé que lo que sentía por elles era una mezcla de amistad, atracción sexual y atracción sensual. Creía que, como esas personas me caían bien y quería besarlas y pasar tiempo con ellas, eso significaba que estaba enamorade.

El romanticismo es tan incuestionado que no empecé a darme cuenta de que había algo que fallaba hasta estar bien de lleno en mi segunda relación. Empecé a dudar de mis sentimientos por mi novio, creía estar engañándole porque se suponía que yo debía sentirme en las nubes cuando estaba a su lado, debía sentir las proverbiales mariposas en el estómago.

Y yo no sentía nada de eso.

"Becoming loveless" by Chekhov

Viñeta de “Becoming loveless”, de Chekhov (click para ver el cómic entero)

Me empecé a preguntar qué es realmente estar enamorade, y por qué yo no me sentía así. Se supone que cuando une está enamorade simplemente “lo sabe” ¿No? ¿Acaso no era mi novio la persona correcta para mí? Llegué a pensar que era cruel estar con él si no estaba “enamorade de verdad”. Discutimos mucho este tema, y fue él quien me dijo varias veces que él sabía que yo le quería, que no le importaba si no sentía todas esas cosas que se supone que debería sentir. Él tenía totalmente seguro que yo le había demostrado amor en muchas ocasiones, y que eso para él era suficiente para que le mereciera la pena seguir conmigo.

Cuando en un rincón de internet encontré la definición de arromanticismo, encontré por fin un vocabulario con el que dar sentido y explicar mis experiencias. Mi novio y yo descubrimos que ambes somos arromántiques, que lo que sentimos le uno por le otre es amor platónico, y lo que es más, que no hay nada de malo en que eso sea lo que nos une, que no es necesario que nuestro amor “evolucione” a amor romántico para que nuestra relación se considere válida e importante.

Traducido por nosotres (click para ver la imagen original)

Traducido por nosotres (click para ver la imagen original)

Hoy día mi novio y yo, aunque seguimos llamándonos “pareja”, no consideramos nuestra relación una relación romántica. Seguimos juntes porque nosqueremos y estamos cómodes juntes, y entre las cosas que hacemos juntes se incluyen ver Steven Universe, dormir, sexo, expresar nuestros sentimientos, besarnos, discutir por quién fue le últime que se dejó la cocina sin recoger y construir juntes planes de futuro. Nada raro; mi relación con él sólo ha cambiado en que ahora tenemos una mejor comprensión de en qué está basada.

Mi relación con mis amigues más cercanes en cambio, sí ha cambiado ligeramente.

Nuestra cultura ningunea las relaciones de amistad, que están vistas como algo ni tan importante ni prioritario como una relación romántica. Por ello, sentí la necesidad de hablar con elles y explicarles no sólo mi arromanticismo, también lo importantísimos que son para mí, y me sentí tremendamente aliviade de comprobar que el sentimiento es mutuo. Y es que no tienes que ser arromántique para darle al amor platónico la importancia que se merece.

Hay muchas otras formas de ser arromántique; los hay quienes no quieren tener parejas ni relaciones románticas en lo absoluto, a otres no les importa tenerlas si les surgen, otres buscan una persona con la que formar una relación intensa y comprometida, pero no-romántica (que puede incluir o no sexo), algunes no quieren tener ningún tipo de relación fuerte en especial, otres son las personas más cursis que te puedas encontrar y otres quieren eliminar de su vida todo lo que huela a romántico. Esta que he contado es sólo mi experiencia.

Pero me parece importante hablar de la existencia de relaciones íntimas y formas de amar fuera del romanticismo, que no necesitas una o más parejas románticas para que tu vida sea colorida y emocionante, y, sobretodo, que no necesitas el amor romántico para absolutamente nada si no lo quieres. No eres menos humano ni estás roto si no te enamoras, si no tienes la necesidad de enamorarte locamente, no eres un robot si un apartamento y un anillo de bodas no es lo que ves en tu futuro.

Es importante que les arromántiques creemos espacios para nosotres, donde compartir experiencias y sentirnos aceptades por nuestra forma de amar, que no está incompleta ni es menos válida que la de las personas románticas, desde donde reivindiquemos el derecho a la soltería, al sexo fuera de una relación romántica y a tener familias que no impliquen lazos de sangre.

-K

 

About the Author

Amor Libre Spain
Somos una cuenta cuyo objetivo es luchar contra el amor heteropatriarcal monógamo impuesto como el único y verdadero amor.

2 Comments on "Sin mariposas en el estómago"

  1. Me has solucionado la vida amigue, hace tiempo que me estoy preguntando que siento por una amiga, y gracias a ti, lo se.
    Muchas gracias amigue YoY

  2. Entonces… puedes ser arromántico y libreamoroso, precisamente porque solo necesitas amor platónico y querer tener un compromiso con una persona a la que quieras para considerarla una pareja, ¿correcto?

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*