Mitos del amor romántico

El tema del que vamos a hablar hoy no tiene nada de nuevo. Es decir, todo el mundo ha hablado ya del amor romántico y ha destripado sus mitos más típicos, pero me parece justo que se hable también en esta cuenta puesto que se supone que luchamos, entre otras cosas, contra dicho amor romántico.

La estructura que he elegido es la siguiente. Voy a basarme en esta fotografía que lleva años dando vueltas por Internet para intentar punto por punto explayarme un poco en dicha idea y poner ejemplos que nos permitan identificar dichos mitos en nuestras relaciones actuales o anteriores.

Empezamos:

1) – Falacia de cambio por amor. Este es uno de los mitos más típicos y uno de los que más refuerza el maltrato en la relación. La idea de que nuestra pareja, por muchos fallos que tenga, cambiará para complacernos y así poder ser felices eternamente. Es decir, si mi pareja es una persona celosa y controladora, cambirá por mí, si siempre está de malhumor y me chilla al discutir, cambiará por mí… todo por amor.

2) – Mito de la omnipotencia del amor. Nos han educado diciendo que el amor lo puede todo, pero no es así. El amor no tiene la capacidad de resolverle la vida a personas con problemas graves simplemente porque aparezca en sus vidas. Tus parejas no resuelven todos tus problemas ni tú los de tu pareja. El amor no puede lograrlo todo porque no es una fuerza omnipotente e indestructible.

3) – Normalización del conflicto. Va un poco unido al punto 1 y 2. Como el amor no puede todo e incluso logrará que mi pareja cambie por mí, acabamos normalizando actitudes que no son ni respetables ni sanas simplemente porque seguimos pensando que el amor lo arreglará todo. Especialmente nuestro amor hacia esa persona.

4) – Creencia de que los polos opuestos se atraen y se entienden mejor. En mi opinión esto sirve nuevamente para normalizar y promover las relaciones de poder y maltrato. Es decir, da igual cuán diferente seais, cuánto os peleéis por esas diferencias y cuántos problemas os causen, sigue siendo amor y el amor lo arreglará todo. Os queréis y os atraéis con la misma intensidad con la que discutís y es porque los polos opuestos se atraen. Con esto NO quiero decir que sea imposible enamorarse de alguien que es muy diferente a nosotres, obviamente, pero pensar que este mito justifica cualquier diferencia es peligroso.

5) – Mito de la compatibilidad del amor y el maltrato. Es un poco todo lo de antes. La creencia de que pelearse a menudo es normal, que es que la gente que se pelea, se desea, que hay ciertas actitudes que tenemos que soportar porque el amor terminará arreglándolo todo y porque todo, absolutamente TODO debe perdonarse con tal de no perder el amor eterno que nos da tanta felicidad interna. Creer que todo lo que suceda en las primeras fases de relación es propio del proceso de adaptación. Con estas directrices, la gente soporta controles, celos, chillidos, pasar miedo… porque bueno, nadie dijo que el amor fuera a ser siempre felicidad, esas cosas pasan, no es para tanto. ¿No? (sarcasmo, obviamente)

6) – Creencia de que el amor verdadero lo perdona y aguanta todo. Más de lo mismo. Da igual cuántas veces te chille o insulte, siempre es que ha tenido un mal día. Da igual cuánto te controle, debes comprenderlo porque es que te quiere tanto que le da miedo perderte. Da igual cuánto discutáis, es que el amor a veces tiene baches y debes aguantar, ya se pasará. De hecho, en el amor romántico, terminar una relación es prácticamente un ultraje puesto que no has aguantado lo suficiente o te has rendido a la mínima.

Voy a dejar una frase de una película considerada de las más románticas y que todo el mundo ha visto alguna vez, el Diario de Noa:

“Les costaba ponerse de acuerdo. De hecho, rara vez estaban de acuerdo. Discutían todo el tiempo y se desafiaban todos los días. Pero a pesar de sus diferencias tenían algo importante en común: estaban locos el uno por el otro.” 

Creo que refleja bastante bien los mitos anteriores, todos en conjunto.

7) – Mito de la media naranja. Este es, quizás, el más típico. La idea de que una persona va a completarte porque de por ti sole, no estás complete. La idea, no solamente de que puede que encuentres a alguien con quien te complementes de forma especial, no, sino que es que TODO el mundo tiene dicha persona en algún lado, esperando, y que si no la encuentras has fracasado. Esto, además de ser un sufrimiento para las personas arrománticas, que tienen que escuchar que sin una persona a su lado no están completa, crea falsas expecativas “La persona que encuentre me llenará de felicidad y solucionará todos mis problemas” y presiones sociales “Aún no tengo pareja, estoy sole, todo el mundo tiene pareja menos yo”. Esta creencia suele ir unida a la idea del destino y de que todo estaba predestinado.

8) – Mito de la complementariedad. Mito de que la persona a la que queremos tiene que complementarnos al 100%. Con ella, no necesitamos nada más ni a nadie más, jamás vamos a discutir porque por eso nos complementamos tan perfectamente, porque estamos hechos el une para el otre y todo son mariposas y rayos de luz. Esto, sorpresa, sorpresa, es mentira. Nadie puede complementarnos al 100% primero porque ya estamos completes y segundo porque nadie está en nuestra mente, alguna vez vamos a estar en desacuerdo con nuestra pareja, alguna vez vamos a tener que aclarar conceptos y decidir los límites, discutir y re-organizar nuestras ideas. Nadie sabe exactamente qué queremos a cada momento y nadie puede leernos la mente como parece que nos digan algunas pelis de amor.

9) – Mito del razonamiento emocional. Creer que cuando una persona está enamorada de otra, es porque ha sido activada por esa persona una “química especial”.

10) – Creencia de que sólo hay un amor “verdadero” en la vida. Este mito va unido a los anteriores de alguna manera. Solamente hay una media naranja, solamente hay una persona que te complementa y lo más importante, si la pierdes, no volverás a econtrarla. Es única en la vida así que más te vale asegurarte de que no se te escapa porque te quedarás sole durante el resto de tu vida siendo infeliz. Este es el mensaje que nos venden.

11) – Mito de la perdurabilidad, pasión eterna o equivalencia. Creencia de que el amor debe ser una llama de pasión que jamás se apaga y que, de ser así, no es amor verdadero o algo estáis haciendo mal. Es decir, creencia de que si no os morís por veros, si no estáis siempre deseando de veros, contando los minutos para que llegue el momento, deseando tener sexo continuamente (si no sois asexuales)… entonces se ha apagado la llama del amor y algo va mal, porque esa llama se mantiene siempre encendida en el amor verdadero.

12) – Falacia del emparejamiento y conversion del amor de pareja en el centro y la referencia de la existencia personal. Entender que sólo se puede ser feliz con pareja. Este es otro de los más típicos y comunes. Creencia de que la felicidad eterna se encuentra en la otra persona. Creencia de que sin pareja somos seres infelices que deben vagar deseando encontrar a la persona adecuada.  El amor de pareja se convierte en el centro de nuestra vida y en el único motivo de nuestra existencia.

13) – Atribución de la capacidad de dar la felicidad. Esto parece una chorrada pero es muy importante. ¿Puede tu pareja ayudarte a ser feliz? Sí. ¿Tiene las herramientas para solucionar todos y cada uno de tus problemas simplemente amándote? No. A veces tendré pareja y no será capaz de hacerme feliz porque tengo mis propios problemas y mis propios dramas. Obligar o presionar a la otra persona a ser la que nos traiga la felicidad eterna es una presión muy grande y no trae nada bueno. Es por ejemplo la actitud de algunas personas que quieren que cada vez que estén tristes su pareja vaya a estar con ellxs sin importar si han quedado antes o su felicidad (Es decir, no estamos diciendo con esto que no tengas que esperar apoyo psicológico de tu pareja, decimos que no puedes esperar que sea tu psicólogx 24/7 y que renuncie a toda su felicidad solamente por ti cada día de la semana). Esta creencia está muy extendida y de verdad que es peligrosa y tóxica. La felicidad no viene en un saco con tu pareja dentro, la felicidad está en muchas cosas, entre otras, dentro de nosotrxs mismxs.

14) – Falacia de la entrega total. Viene relacionado con todo lo anterior. Este es el mito o la falacia de que amar significa darte todo lo que tengo, dedicarte todo mi tiempo, todos mis pensamientos… abandonar mis hobbys y mis relaciones interpersonales independientes si es necesario para poder estar más tiempo aún contigo. Entrega total porque como te amo eres todo en mi vida y todo lo que tengo te lo doy a ti.

15) – Falacia de entender el amor como despersonalización. Más de lo mismo. Entender el amor como pérdida de mi esencia porque ahora lo que importa es el conjunto que formamos esa persona y yo. Dejo de ser yo, de tener un interés individual, unos hobbys y un pasado a ser el yo + esa persona, a ser solamente la pareja que somos, con unos intereses comunes. Yo he dejado de existir como persona porque ahora solamente existo a su lado. Suele ir unido con tener toooooodas las amistades en conjunto y ninguna individual y generalmente no ir a ningún sitio por separado.

16) – Creencia de que si se ama debe renunciarse a la intimidad.  ¿Cómo de importante es esto? ¿Cómo de a menudo se sufre esto? Tu intimidad y tu espacio son sagrados y ningún amor tiene derecho a exigirte que los cedas. Este mito representa esa creencia absurda de que el amor se intercambia las contraseñas, se deja ver los mensajes del móvil de cada uno, se tiene que contar absolutamente todo… No, mira, en el amor tenemos derecho a tener intimidad y a tener nuestro espacio, a contarle cosas a amigues nuestros que no queremos contar a nuestra pareja y viceversa. La creencia de que mi pareja debe ser, por narices, la persona que lo sepa todo de mí y que debo perder cualquier espacio individual es falsa. Obviamente la persona a la que amas será con quien más confianza tengas, más o menos, pero tienes derecho a mantener tu espacio siempre que quieras.

17) – Mito del matrimonio. Mito de que la idea “Casémonos y seamos felices el resto de la existencia” es romántica y generalmente viable. Este mito representa lo absurdo de una promesa que es imposible saber con certeza si vas a cumplir. Nadie puede prometer que te amará eternamente, nadie puede prometer que solamente te amará a ti y solamente sentirá atracción sexual hacia ti durante el resto de su vida… El matrimonio nos vende una imagen de amor perfecto e ideal que dura eternamente porque el amor es así, exclusivo y eterno.

18) – Mito de los celos. Mito de que es normal sentir celos si estás enamoradx. Mito de que los celos son una muestra de amor y que en pequeñas dosis son incluso adorables, por decirlo de alguna manera. No, los celos no son adorables e intentar controlar con ellos muchísimo menos. Aquí dejamos una entrada sobre los celos para no hacer esta entrada mucho más larga.

19) – Mito sexista de la fidelidad y de la exclusividad. Hemos llegado a nuestro mito favorito. El mito que dice que el amor tiene que ser exclusivo. El mito que dice que es imposible querer a varias personas a la vez, o que si estás enamorade pero tienes sexo con otras personas es que no estás realmente enamorade. Este mito tiene un claro origen económico, el origen de la monogamia no es ni romántico ni espiritual. La monogamia y el matrimonio no son más que un contrato que surgió cuando se empezó a manejar la propiedad privada. Fue entonces necesario regular las propiedades y los hombres, que eran quienes las manejaban, querían que solamente su prole recibiera en herencia los bienes. Para ello, la única forma de asegurarse al 100% era controlando el útero reproductor de su familia: impidiendo a esa persona que tenga sexo con nadie más. De hecho a lo largo de la historia pocas cosas se han comentado más vergonzosas que el hecho de tener unx hijx bastardx.

Sorpresa, sorpresa ¡La exclusividad no es inherente al amor! Si solamente te enamoras de una persona o solamente te apetece tener sexo con la persona de la cual te enamoras, eso es genial, pero no significa que todo el mundo ame igual ni significa que el amor sin exclusividad sea menos intenso. Dejo aquí y aquí dos artículos sobre poliamor y poligamia. La realidad es que los celos y la creencia de que nuestra pareja es nuestra y de que no debería irse con nadie más mientras está con nosotrxs es puramente social.

Y aquí dejo enlaces sobre los mitos del amor romántico contados desde otras perspectivas:

http://empoderarmujeres.blogspot.com/2009/08/mitos-del-amor-romantico-y-violencia.html

http://www.educandoenigualdad.com/antiguaweb/spip.php?article492

http://www.fundacionmujeres.es/files/attachments/Documento/46001/image/_BOLETIN%20FM%2093.pdf

http://www.cdp.udl.cat/tallers/index.php/es/glosario/item/109-modelo-de-amor-romantico/109-modelo-de-amor-romantico

AW de Amor Libre Spain

About the Author

Amor Libre Spain
Somos una cuenta cuyo objetivo es luchar contra el amor heteropatriarcal monógamo impuesto como el único y verdadero amor.

3 Comments on "Mitos del amor romántico"

  1. El mitificador de desmitificadores | diciembre 6, 2016 en 4:08 pm | Responder

    Albatros, lobos grises, pingüinos, gansos, lechuzas, cisnes, antílopes africanos, gibones… Todos monógamos, todos opresores, todos por razones económicas, todos con contrato de exclusividad y propiedad privada.

  2. Increíble publicación. Gracias chicos por esta página, también amorlibre.org (de Argentina) tiene buena info. Cada vez somos más los que queremos despertar de esas imposiciones sociales, cuánto daño y percepciones erradas pueden causar estos mitos en nosotros… cuando nos damos cuenta de ellos y queremos trabajarlos nos abrimos a un mundo completamente nuevo de sinceridad y amor, consciencia, felicidad y tranquilidad con uno mismo y con nuestras relaciones. UFFF! ¡Que te quitas un peso de encima!

  3. Se ha eliminado el blog donde se hablaba más en profundidad respecto a los celos dentro del amor romantico. ¿Habría manera de volver a colgarlo?

    Gracias y genial pagina !

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*