12 datos sobre la no-monogamia

Este texto no es mío, no lo he escrito yo, yo solamente voy a traducirlo. El original es este y puesto que sé que no todo el mundo tendría el nivel de inglés necesario para entenderlo tal cual pero me parece muy interesante, voy a traducirlo. Espero que os interese tanto como me interesó a mí 🙂

“¿Las relaciones abiertas reducen los celos? 12 hechos sorprendentes sobre la no-monogamia. De una parte, swingers declaran tener vidas más emocionantes y satisfactorias que la población general.

Las relaciones no-monógamas consensuadas (CNM = consensually non-monogamous relationships), donde parejas comprometidas acuerdan mutuamente no ser sexualmente o románticamente exclusives le une a le otre, están ganando lentamente visibilidad en los medios. Sin embargo, dejando algunas anécdotas de lado, siguen estando cubiertas de estereotipos y misterio. Aquí hay 12 cosas que la investigación reciente revela sobre estas relaciones y las personas envueltas en ellas (parte de esta investigación es tan nueva que no ha sido publicada todavía, solamente presentada en conferencias profesionales, así que estás a punto de leer un anticipo)

1 –  La gente en relaciones CNM puede ser más abundante que la gente no-hetero. Hasta un 2% de mujeres en Estados Unidos se identifican como lesbianas y hasta un 4% de los hombres se identifican como gays. No tenemos datos nacionales representativos sobre las relaciones CNM, pero en muestras online grandes, entre un 4-5% de las personas que responden dicen estar actualmente en una relación CNM. Desglosado por orientación sexual entre las parejas de Vermont, un 3.5% de las personas en una relación CNM eran heteros, un 5% lesbianas y hasta un 50% gays. Sí, los hombres gays son bastante más propensos a llevar a cabo relaciones CNM que les demás.

2- Hasta un 40% de los hombres y un 25% de mujeres se plantean considerar las relaciones CNM. Estos porcentajes representan cuántos de 600 participantes en una relación monógama dijeron que cambiarían la relación a no-monógama si vivieran en un mundo donde todo el mundo tuviera relaciones abiertas. Estos datos aún tienen que ser publicados, pero algo de la investigación ya publicada sugiere una “apertura” similar (de mente, se entiende) entre mucha gente a intentar relaciones CNM si su pareja sugiriera estar conforme con dicho paso.

3 – Deseo por la (no)- monogamia existe en un continuo. En su betseller “Sex at Dawn”, Promiscuidad-e1430245016625Chris Ryan argumentó que los humanos como especie somos no-monógamos. Sin embargo, nuevos datos del laboratorio de Lisa Dawn sugieren que sería más preciso pensar en una tendencia hacia la no-monogamia como una característica de la personalidad que varía en un espectro desde muy bajo hasta muy algo (igual que, digamos introversión y extroversión). En otras palabras, algunas personas son completamente monógamas, otras completamente no-monógamas y muchas más están entre medio a distintos niveles.

4- El estigma contra las relaciones CNM es fuerte, robusto y está increiblemente arraigado. Las relaciones CNM y las personas formando parte de ellas están peores consideradas que la gente monógama en prácticamente cada aspecto personal o característica de la relación que pudieras pensar, incluyendo salud sexual, compromiso, confianza, romance, bondad, soledad, celos, generosidad, satisfacción en la vida, educación y éxito, por nombrar unos cuantos. En un fenómeno psicológico denominado “el efecto halo”, esta negatividad se extiende a rasgos y comportamientos que no tienen nada que ver con las relaciones. La gente piensa que las personas no-monógamas son peores a la hora de pagar impuestos, pasear perros, tomar complejos multivitamínicos o usar el hilo dental.

5- Este estigma es tan penetrante que incluso las personas que se encuentran dentro de una relación CNM piensan que las relaciones CNM son inferiores a la monogamia en casi todas las características expuestas anteriormente. Es algo parecido a la homofobia interiorizada por las personas no-heterosexuales – viviendo en un mundo que estigmatiza con fuerza tu orientación sexual o estilo de vida, no puedes evitar internalizar esos prejuicios.

6- No todos los tipos de relaciones CNM se consideran igual de malas. Las personas swingers (quienes normalmente tienen solamente sexo casual con otras personas, junto con sus parejas y a veces en situaciones sexuales grupales) se perciben como más sucias, menos morales, menos responsables y además, menos maduras que las personas poliamorosas (quienes normalmente tienen varias relaciones a largo plazo tanto sexuales como románticas). Las personas en relaciones abiertas (quienes normalmente tienen sexo casual con otras personas pero individualmente y de forma separada de su pareja principal) se perciben en algún punto intermedio entre las dos anteriores.

nonmonog

7- Cuando tienen sexo con otras personas, la gente CNM es más responsable a la hora de cuidar la salud que la gente supuestamente monógama que está siendo infiel. Las personas CNM tienen menos tendencia a beber o drogarse antes del sexo y tienen mayor tendencia a usar condones tanto para el sexo anal como vaginal, discutir la pareja previa así como su historial de enfermedades de transmisión sexual, cubrir o esterilizar juguetes sexuales y, por supuesto, contárselo a su principal pareja. Es más, cuando usan condones, las personas CNM tienen más tendencia a usarlos de la forma apropiada que la gente infiel, como por ejemplo sería comprobar algún daño o pellizco en la punta antes de ponérselo y menos tendencia a cometer errores, como ponerlos de la forma equivocada y luego sólo darle la vuelta o ponerlo una vez que ha empezado la relación sexual con penetración.

8- Como resultado, las personas CNM no muestran mayor número de enfermedades de transmisión sexual que la gente monógama. Como ya dije en un artículo reciente en un artículo de Playboy, datos aún no publicados presentados por Justin Lehmiller sugieren que las personas en relaciones CNM presentan tasas idénticas de enfermedades de transmisión sexual a esas personas en relaciones monógamas – aproximadamente un 20%.

9- Les swingers dicen tener vidas más emocionantes y satisfactorias – tanto en el aspecto sexual como en otros – que la población general. En la población general de Estados Unidos, el 32% dice ser “muy feliz” con su vida y un 46% piensa que su vida es emocionante. En comparación, en una gran muestra de 1.000 swingers, estos números eran 59% y 76% respectivamente. Además, 25% de mujeres y 9% de hombres de la población general de Estados Unidos no han tenido un sólo orgasmo en todo el año anterior. Comparen esto con otra muestra grande de más o menos 1.200 swingers donde menos del 5% de las mujeres y 1% de los hombres dijeron no haber alcanzado orgasmo durante el “swinging” – lo que sería el intercambio de parejas – (y aún pueden conseguir orgasmos cuando no están realizando el swinging).

why-do-they-call-it-swingers

10- Las personas en relaciones CNM experimentan menos celos que aquellas personas en una relación monógama. Esto es francamente cierto entre parejas gays. De nuevo, aún hay datos pendientes de ser publicados del laboratorio de Terry Conley que sugieren que esto también es verdad entre parejas hetero, siendo las personas poliamorosas particularmente poco celosas. Esto no debería ser sorprendente, realmente – la gente capaz de considerar un acuerdo de no-exclusividad va a ser probablemente bastante poco celosa, para empezar.

11- Finalmente, las parejas CNM normalmente dicen tener una calidad de relaciones similar (y a veces mayor) que las parejas monógamas, incluyendo cosas como satisfacción con la relación, intimidad, confianza, compromiso o comunicación entre aquellas personas en monogamia VS las relaciones CNM. Junto con parte de la nueva investigación de Conley, parece que puede depender del tipo de relación CNM, siendo las personas poliamorosas las que muestran una mayor calidad de relación que las personas monógamas, aquellas en relaciones abiertas las que muestran un nivel menor de calidad y las personas swingers las que no muestran diferencias en cuanto a la calidad.

12- Quizás de manera más crítica, puede ser que mentir y ocultarse sea lo que está unido a peores relaciones. En dos estudios en parejas homosexuales, aquelles que eran realmente monógames y aquelles en relaciones CNM tenían similares niveles de calidad en la relación, mientras que eran las personas infieles quienes mostraban peores niveles de calidad de las relaciones que ambos grupos donde no había infidelidad.

Aún queda mucho más que aprender sobre relaciones CNM y la gente que forma parte de las mismas, pero la ciencia está, finalmente, empezando a preguntarse estas preguntas.”

Texto escrito por Zhana Vrangalova, Doctora. Es una investigadora del sexo establecida en Nueva York que investiga el sexo casual, la no-monogamia y la orientación sexual, y profesora adjunta de psicología en la Universidad de Nueva York, donde enseña Sexualidad Humana.

RDz7u14F

Traducido por AW.

About the Author

Amor Libre Spain
Somos una cuenta cuyo objetivo es luchar contra el amor heteropatriarcal monógamo impuesto como el único y verdadero amor.

1 Comment on "12 datos sobre la no-monogamia"

  1. Lo siento Kiketxu, pero creo que has perdido el prisma . Afortunadamente el programa rompe con las normas sociales autoimpuestas y nos muestra la realidad de un poco mas alla. No es ya por volver a recordarte los datos que aparecen en el video sobre infidelidades, es que los verdaderos estudiantes del tema que mencionas harian mejor pasandose por un juzgado para comprobar in situ el aumento de divorcios que quedarse en casa viendo los Osos amorosos .

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*